Ostracismo

Mateo dirigió con habilidad la maniobra de la transpaleta. Eran los últimos bultos del día y los acomodó sobre la estantería de arriba del todo. Las cajas se bambolearon unos segundos antes de quedar estabilizadas. Tadeo movía los labios en su dirección, pero entre la barahúnda de la nave industrial y los auriculares protectores no llegó a entender lo que le decía su compañero más allá de los aspavientos de sus brazos. Dio marcha atrás con el vehículo industrial para terminar la jornada mientras Tadeo avanzaba hasta su posición. Nunca sabría si fue a causa de la vibración de la maquinaria o que el mal fario se había levantado de mal humor. La caja que coronaba la pila, la más grande de las tres que acababa de colocar, se desplomó con un ruido seco, estremecedor, sobre Tadeo, que cayó fulminado en el acto.
La investigación posterior osciló entre la culpa, alegada por la aseguradora y la empresa, y la tesis triunfante en el último suspiro de la sobrecarga de trabajo que alegaba el letrado del sindicato que representaba a Mateo. Al salir de la sala del Juzgado de lo Social, rechazó la mano y, sobre todo, la felicitación del abogado por la sentencia que lo eximía de culpa. Tendría que reincorporarse a su puesto de trabajo y esa era una cuesta que se le antojaba imposible de escalar. Tadeo y Mateo, los «ateos» como llamaban los demás empleados al inseparable dúo de almacenistas, nunca más serían un plural. De hecho, Mateo pudo respirar el rechazo, el ostracismo, desde el mismo momento en que volvió a poner pie en el vestuario común. Los cuchicheos, las miradas de través, lo perseguían en cualquiera de las dependencias de la factoría a la que sus obligaciones lo llevasen. El capataz se acercó esa misma mañana y le abordó con gesto avinagrado:
—Mateo, yo…, siento mucho lo de Tadeo, pero esto va a afectar y mucho al clima laboral. Ya he hablado con Recursos Humanos y están dispuestos a ofrecerte una generosa suma por tu dimisión, tratada por supuesto como despido improcedente.
Mateo se encogió de hombros y dijo que se lo pensaría. ¿Qué había que pensar? Cada elemento del almacén, cada material, le recordaba sus conversaciones con su compañero. Su apelativo lo tenían bien ganado por sus charlas filosóficas a las que todos eran bienvenidos en la hora del almuerzo. Estaban dispuestos a esgrimir cualquier argumento con tal de demostrar la inexistencia de Dios, del ser superior que todo lo gobernaba. «¿Acaso no tenéis bastante con estar bajo el zapato del patrón», solía zanjar Tadeo cuando ya no le quedaban más razonamientos. «Mateo, cuando estire la pata se acabó. Ya lo sabemos, pero si me encuentro algo al otro lado, tendré que volver para que te enteres, pedazo de mendrugo», le solía decir entre risotadas y palmadas en el muslo.
Pero Tadeo no había regresado. Nunca lo haría. Los tres meses transcurridos desde el accidente, habían pasado con la lentitud de un tren de mercancías y todo parecía indicar que así sería en adelante. Aceptaría la oferta de la empresa. Le quedaban dos años para optar a la prejubilación y, como buen soltero, no tenía grandes necesidades. Renunciaría incluso a la indemnización. Se arreglaría con el paro. Lo contrario significaba aceptar un dinero sucio que se le atragantaría como un veneno espeso.
Volvió al vestuario con la intención de presentarse ante el capataz sin el mono de trabajo. Ya no se sentía parte de aquella plantilla ni lo había hecho desde el infausto día del suceso. Se sentó en el banco gastado por los traseros de incontables obreros en innumerables jornadas laborales. Un escalofrío provocó una violenta sacudida de sus hombros. Miró en derredor, no existía motivo para la súbita corriente gélida. Comprobó el ventanuco de las duchas. Cerrado. Qué insensato pensar que Tadeo le daba un mensaje desde el Más Allá, aunque la idea se había instalado en su cerebro sin saber cómo había llegado hasta ahí. Hizo un nuevo intento de cambiarse de ropa y la sensación lo recorrió de nuevo de la cabeza a los pies. Se puso en pie, taconeó con fuerza las botas de seguridad y salió en dirección al almacén. La jornada terminó con un bufido del capataz cuando Mateo rechazó la oferta de dimisión. Puede que fuera una idea absurda, pero Tadeo siempre tuvo cierta tendencia hacia lo melodramático.

2 comentarios en “Ostracismo

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s